Hay evidencia de que ELN financia ‘primeras líneas’ del vandalismo