La primera línea que delinque no son activistas