Al menos 30 familias de Siete de Abril abandonaron sus casas por guerra entre bandas