El Covid-19 impulsó una de las mayores inversiones en tecnología de la historia