Él quedó vivo y movía una mano”